viernes, 30 de junio de 2017

Alicia Amatriaín y Martí Paixà estrellas invitadas a la Ibstage Star Gala del 22 de Julio en el Liceu

Martí Paixà en "La Bella Durmiente". Foto: Stuttgart Ballet

Alicia Amatriaín y Martí Paixà, son las estrellas españolas invitadas a la Ibstage Stars Gala del 22 de Julio de 2017. Ambos bailarines en el prestigioso Ballet de Stuttgart, se sienten muy agradecidos por tener la oportunidad de bailar en su país, donde no tienen muchas ocasiones de hacerlo y de estrenarse en el Gran Teatre del Liceu gracias a esta invitación. 
Carolina Masjuan
¿Conocíais antes el programa Ibstage? ¿Qué opináis de esta iniciativa?
Sí, la conocíamos, nos parece una iniciativa muy buena, ya sea para atraer al público, o para dar esta oportunidad a  los niños de aprender y participar en esta experiencia.
Alicia Amatriaín en "A Memory".
Foto: Stuttgart Ballet
¿Cuando os propusieron participar como invitados en esta Ibstage Stars Galas, cómo reaccionasteis?
Alicia: Fue toda una sorpresa,  ninguno de los dos hemos aun tenido la oportunidad de bailar en el escenario del Gran Teatre del Liceu. Bailar en  España siempre es algo muy especial, volvemos a casa.
Martí: Bailar en el Gran Teatre del Liceu siempre había sido un sueño para mi. Me siento muy feliz de que por fin se cumpla.
¿Soleis bailar juntos a menudo? 
En ocasiones solemos bailar juntos, pero va a ser nuestra primera gala.
¿Qué programa nos traeréis? Creo que se trata de un estreno absoluto ¿qué nos podéis contar al respecto?
Efectivamente va a ser un estreno mundial, la coreógrafa es Katarzyna Kozielska quien también es demi solista y compañera nuestra de la compañía. Ya hemos trabajado con ella en varias ocasiones y nos pareció una buena idea que crease algo nuevo para la IBstage gala, esperemos que el publico lo disfrutéis.
Creo que en Stuttgart el repertorio mayoritario es el de Cranko, junto con McMillan o Neumeier y otros creadores neoclásicos (Kylian, van Manen, Goecke, …) ¿Cómo definirías la compañía? ¿su ambiente? 
La compañía es una compañía clásica en la que tenemos la suerte de poder trabajar con muchos de los coreógrafos actuales. Se suele decir que el ballet de Stuttgart no tiene estilo, ya que los bailarines son muy versátiles. El ambiente es muy bueno, es como una gran familia. 
 ¿Participáis en muchas creaciones?
Tenemos la gran suerte de poder formar parte de la gran mayoría de las creaciones.
¿Hacéis muchas giras? ¿Os facilitan las ausencias para participar en Galas?
Solemos hacer un par de giras por temporada, son divertidas e importantes para la compañía. Siempre que es posible nos dejan ausentarnos un par de días para poder participar en galas como ésta.
Martí Fernández Paixà.
Foto: Roman Novitzky cortesía del
Stuttgart Ballet
La trayectoria de Alicia como bailarina y su ascensión fulgurante a la cima de la compañía es ya conocida (*), pero ¿qué nos puedes contar de tu trayectoria Martí? Reus es tierra de grandes artistas en general y de impresionantes bailarines en particular. Joan Camprubí inauguró el Liceu en 1847 con el Ballet la Rondeña, Roseta Mauri fue bailarina del Liceu antes de llegar a ser la primera étoile no francesa de la ópera de París, ahora tenemos a Martí Paixà pisando fuerte en Stuttgart ¿cómo fue que empezaste en la danza? ¿había precedentes en tu familia?
Marti; Entré en la compañía de Stuttgart en 2013 y desde el principio me han dado siempre muchas oportunidades que me han hecho crecer ya sea a nivel artístico como a nivel profesional.
Empecé a bailar a los 4 años, después de haber visto la representación de la escuela de baile de mi pueblo, pero empecé a plantearme el hecho de dedicarme profesionalmente a la danza clásica a los 12.
Los concursos de Reus y Ribarroja ¿fueron realmente un impulso en tu carrera?
Tanto el concurso de Roseta Mauri como el de Ribarroja me abrieron puertas en su momento.
Alicia, por tu parte, además de tus compromisos con la compañía estás muy reclamada para participar en galas por todo el mundo  ¿cuales son tus planes inmediatos?
Mis planes por ahora son la Ibstage gala y alguna otra más, pero lo más importante es terminar la temporada.  Algo que estoy esperando ansiosamente es volver a participar en el VIII Campus Internacional de Valencia Danza, donde ya he participado varios años y lo adoro. Enseñar aun es un hobby mío pero me encanta y aprendo siempre mucho de los niños.
¿Tenéis ocasión de bailar a menudo en Cataluña y/o en el resto de España?
No mucho, pero siempre se agradece, sería bonito que ocurriera mas a menudo.
Martí en Seventh Symphony. Foto: Stuttgart Ballet
A pesar de que la corriente contemporánea y una política cultural enfocada hacía ese estilo en exclusiva, consiguieron que fuera casi completamente olvidada ¿conocéis la historia de la compañía que fue referente en España y en Europa de la mano del Maestro Magriñá desde 1937 hasta 1977: El Ballet Titular del Gran Teatre del Liceu? ¿Creéis que se debería recuperar su historia y divulgarla?
Sí, desde luego, creemos que sería apropiado recuperarla y divulgarla, ya que al ser parte de la historia del Gran Teatro del Liceu, es importante no perderla y que las siguientes generaciones la mantengan viva.
¿Estáis al corriente de la creación del Ballet de Catalunya por parte de los mismos creadores de Ibstage?
Sí, estamos al corriente, la noticia se ha movido mucho en los medios sociales.
¿Qué opináis al respecto? ¿Debería tener Catalunya una compañía de ballet? ¿Por qué?
Es una buena iniciativa, todas las compañías que se formen en España tendrían que ser bienvenidas y apoyadas, sea  del estilo de danza que sea. Naturalmente que Catalunya debería tener una compañía de ballet, así como en cualquier otro sitio de España. Sería una manera de poder dar la opción a los bailarines de poder quedarse en casa y no tener que irse al extranjero por obligación
Alicia Amatriaín en Seventh Symphony.
Foto: Carlos Quezada, cortesía del Stuttgart Ballet

(*) La estrella donostiarra, Alicia Amatriaín, empezó su formación en su San Sebastián natal para desplazarse a muy temprana edad a Stuttgart, a la escuela de John Cranko en la que se graduó en 1998 cuando ya fue reclutada para integrar la compañía. Su ascenso fue meteórico y en 2002 ya obtuvo el puesto de Bailarina Principal. Su repertorio abarca tanto los roles principales de los ballets de repertorio, como nuevas creaciones de coreógrafos contemporáneos. A una técnica admirable, Alicia aúna unas dotes interpretativas remarcables que la hacen especialmente idónea para los roles dramáticos. Por su creación del rol principal de "Un tranvía llamado deseo" de John Neumeier para el Ballet de Stuttgart, se le otorgó el Benois de la Danse, el máximo galardón en danza.
Es realmente un lujo poder disfrutar de nuestros mejores bailarines en unas galas en las que comparten escenario con otras de las mejores estrellas internacionales. Un regalo para los balletómanos y también para nuestros artistas, ansiosos por poder mostrar al público de su tierra porque son tan valorados y aclamados fuera de nuestras fronteras.
http://ibstage.com/ibstage-star-galas/





sábado, 20 de mayo de 2017

Entrevista a Alicia Alonso

Alicia Alonso
Con motivo de la próxima visita del Ballet Nacional de Cuba a Barcelona tuvimos ocasión de entrevistar a su directora, la gran dama de la danza Alicia Alonso. Con una admirable voluntad, gran tesón y una dedicación sin igual, Alicia Alonso sigue al frente de la compañía viajando con ella y atendiendo a quienes muestran interés por conocer un poco más acerca del magnífico elenco de bailarines que la componen, su repertorio y como se enfrentan a los cambios. 
El Ballet Nacional de Cuba estará en el Teatro Tívoli de Barcelona del 8 al 18 de Junio con "La Magia de la Danza"
Carolina Masjuan
Sra. Alonso ¿cómo consigue Usted estar siempre al pie del cañón y al frente de esta respetada y admirada compañía?
Para mí el trabajo es algo natural, es como mi vida. Mi amor por la danza ha presidido todos mis actos. El Ballet Nacional de Cuba es la realización de un sueño, un destino.
Alicia Alonso en El Lago de los Cisnes.
Foto: Maurice Seymur
Cuba está viviendo desde hace un tiempo cambios que la llevan a una mayor apertura ¿cómo han afectado estos cambios a la compañía?
Corremos la misma suerte de todo nuestro pueblo. La compañía sigue su trabajo, como siempre, sin dificultades.
Con esta mayor flexibilidad, muchos bailarines integran otras compañías pero de hecho todos llevan Cuba en el corazón, la prueba es que vuelven encantados a la isla para bailar como invitados en Festivales y por ejemplo Carlos Acosta ha vuelto y ha creado una nueva compañía que pronto veremos en Barcelona, en el Grec y en Peralada... ¿qué nos puede comentar al respecto de este sentimiento y de estas carreras impresionantes a nivel internacional de muchos de los bailarines cubanos?
Es un fenómeno complejo, que tiene matices éticos, económicos y sociales. En primer lugar, ese éxodo no es masivo ni ha logrado afectar grandemente la compañía, aunque a veces se ha especulado al respecto. Nuestras Escuelas de Ballet gradúan cada año suficientes jóvenes con calidad que nutren la compañía. No todos se van de igual forma: muchos piden permiso, mantienen sus vínculos, y hasta regresan. Les damos una formación gratuita, los creamos como artistas y le ofrecemos una compañía con un amplio repertorio. La mayoría sienten un deber histórico moral de contribuir con su presencia a la permanencia y el desarrollo del Ballet Nacional de Cuba.
Alicia Alonso
¿Cómo definiría el estilo cubano? ¿cuáles son los aspectos más distintivos?
Una base técnica académica muy fuerte, que tratamos que sea un medio, no un fin, que la usen para hacer arte. Suelen ser muy expresivos, y asumen la música con cierta sensualidad refinada.
La mayor parte del repertorio son ballets clásicos ¿verdad? ¿tienen piezas neoclásicas también? Killian, Duato, Wheeldon, etc... ¿no invitan a coreógrafos a crear para la compañía?
El repertorio clásico es una base esencial, y se hace con mucha calidad y amor. Pero tenemos un amplio repertorio de obras neoclásicas y modernas, que pocas veces podemos incluir en nuestras giras, porque los empresarios y teatros nos piden los clásicos. Nos gusta tener coreógrafos invitados en la compañía, pero no siempre están a nuestro alcance.
"La magia de la danza." ¿Por qué han elegido esta obra para Barcelona?
Fue una petición de los empresarios, a la que accedimos con gusto, porque es una excepcional antología del repertorio clásico de la compañía, que creo encantará al público de Barcelona.
Creo que la compañía está formada actualmente por jóvenes estrellas ¿qué puede comentarnos del elenco que veremos?
Un elenco joven, muy fresco, lleno de fuerza y talento, en que aparecen también figuras establecidas hace más tiempo, ya conocidas y admiradas por el público catalán.
La Magia de la Danza: Giselle
¿Algún coreógrafo/a catalán que haya trabajado con Ustedes o bailarines catalanes que hayan pasado por la compañía?
¡Cómo no! Hemos tenido en más de una ocasión a Ramón Oller, y también a María Rovira. Son artistas de talento muy bien recibidos por nuestros artistas y nuestro público. También tuvimos el gusto de recibir a la directora de orquesta Elena Bayo, que dejó un grato recuerdo. Debo añadir que en el año 2004 creé una coreografía titulada Verbum, sobre la música del mismo título del compositor catalán Joan Guinjoan.
La Magia de la Danza. Sinfonía de Gottschalk.
Foto: Alfredo Cannatello
¿Conoció a la compañía que hubo en el Liceu y al Maestro Magriñá? En caso afirmativo, ¿qué experiencia tuvo con ella y qué recuerdos tiene de esa época?
Tuve el placer de contar con la amistad y la admiración del maestro Magriñá. Tengo bellos recuerdos de esa época, conocí sobre la compañía del Liceu y sus artistas. La primera vez que actué en el estado español fue en el Liceu, que durante varios años se convirtió en mi casa y la del Ballet Nacional de Cuba. Recuerdo al público de aquellos años, y a muchos amigos que seguían mi carrera con gran devoción y entusiasmo.
¿Qué opina de que el Liceu y la propia Cataluña no tengan compañía titular o nacional de ballet?
Me parece una lástima, un error cultural. Tienen todas las condiciones necesarias: un bello teatro, otros espacios teatrales importantes, talento creativo en maestros,  coreógrafos, bailarines y músicos, un público especial. ¿Por qué no hay entonces una gran compañía en Cataluña?
La Magia de la Danza. El Lago de los Cisnes.
Foto: Alfredo Canattello
Muchas gracias Sra. Alonso, eso nos preguntamos nosotros también.
El Ballet Nacional de Cuba estará en el Teatro Tívoli de Barcelona del 8 al 18 de Junio con "La Magia de la Danza"  ¡No se lo pierdan!


domingo, 2 de abril de 2017

Entrevista a Lucía Lacarra

Lucía Lacarra y Marlon Dimo en La Dama de las Camelias.
Foto: Pep Aguadé.

La estancia de Lucía Lacarra en Reus nos brindó la oportunidad de charlar brevemente con ella. Lucía lleva una vida ajetreadísima desde que dejó el Ballet de la Ópera de Munich y aún más desde que es madre, ya que su escaso tiempo libre lo dedica a su preciosa hija Laia.

Esa misma semana, antes de Reus bailó en Roma, luego en Riga y tras bailar en Reus el sábado, cogía un avión a primera hora del domingo para pasar un breve tiempo en Zumaia y el martes por la tarde regresar a Dortmund.

Carolina Masjuan

Por suerte los balletómanos catalanes hemos podido disfrutar a menudo de Lucía en nuestros escenarios, con Roland Petit en Coppélia en el Teatre Victoria, justo después de que el Liceu se quemara; como Odette/Odile del Lago de los Cisnes ya en el Liceu re-estrenado con el Ballet de San Francisco con el que también bailó In the Night de Jerome Robbins en el programa mixto. De nuevo con Roland Petit, esta vez en Peralada, con el programa Duke Ellington, más sus intervenciones como invitada con el Ballet de Ángel Corella también en Peralada donde la entrevistamos largamente y cuando nos confesó su deseo de ser madre (entrevista completa aquí), o en la Gala de IBStage en Terrassa, cuando ya bailó embarazada de catorce semanas, aunque sólo Carlos López, compañero en la época de Ullate y professor en IBStage, estaba al corriente de su estado. Además de nuestras visitas a Munich para verla en todo su esplendor con su compañía en un Corsario bajo la dirección de su estimado director Ivan Liska.

Lucía y Marlon en Spiral Pass. Foto: Pep Aguadé
- ¿Fue el hecho de que Ivan Liska dejara la dirección del Ballet de Munich lo que motivó vuestro cambio o era algo que ya teníais en mente?
Si Ivan hubiera continuado, nosotros también. Con Ivan teníamos muy buena relación, había una confianza profesional enorme. Al final de cada temporada ya sabíamos de qué días ibámos a disponer para organizarnos y así podíamos aprovechar el tiempo lo mejor posible. Era una ventaja enorme ganada a base de muchos años de trabajo. Nos enteramos hacía ya varios años que Ivan se iba e iba a cambiar la dirección. El nuevo director nos invitó a un espectáculo en Montecarlo y nos lo contó, diciendo que quería contar con nosotros, quería que nos quedáramos. 

Al principio dijimos, bueno, lo intentamos un año y vemos como van las cosas, pero cuando ves que eso no funciona para nada, que no hay entendimiento, que no hay respeto, llega un momento que dices, mira no vamos a tener problemas, no vamos a empezar a discutir, él es el director y si no hay entendimiento mejor no firmar el contrato. Es una pena terrible ver esa compañía con tan mal ambiente. Hay diecisite bailarines que se van por cuenta propia al final de esta temporada porque eso es inaguantable, la gente está muy muy descontenta y lo pasa fatal. Nosotros no queremos tener malos rollos, trabajar con mal ambiente, no vamos a empezar ahora a tener problemas, a estas alturas, no vale la pena.

- Ahora sois bailarines invitados en Dortmund y en la compañía de Russell Maliphant ¿a qué os compromete este tipo de colaboración?
Yo llevaba ya muchos años participando en galas con el Ballet de Dormund y con Marlon también veníamos. Ya había el plan de hacer una creación con el director y coreógrafo de la compañía y si hubiésemos seguido en Munich no habríamos podido hacerlo. En realidad yo ya tenía muchas cosas planeadas que tenía muchas ganas de hacer y que no habría podido hacerlas de haber seguido en Munich. Cuando decidimos irnos, pedí un contrato como free-lance en Dortmund pero su co-director, Tobias Ehinger, nos ofreció un contrato de permanencia que nos da estabilidad y la posibilidad de tener una pequeña base en Dortmund, lo cual es fantástico. Venimos todos los meses a hacer un espectáculo y luego nos vamos. Es un grupo estupendo que ya conocíamos bien y con el que siempre nos hemos sentido muy a gusto, hay muy buen ambiente, es maravilloso y nos encanta venir aquí.

Lucía y Marlon en Spiral Pass.
Foto: Massimo Danza
Y con Russel igual. Surgió la idea de que como teníamos mas tiempo, podíamos participar en más espectáculos como integrantes puntuales del grupo y para nosotros es una maravilla poder trabajar con él. La agenda en Munich no daba para mucho, pero ahora hemos hecho una gira en otoño y en primavera hacemos otra. Estamos encantados.

Hacer creaciones, trabajar con coréografos distintos, es fantástico. En otoño hicimos un montón de creaciones y cosas nuevas que no habríamos ni soñado poder hacer. Despues de 14 años, ha sido un cambio de rumbo que al final ha sido super positivo. Quedarnos en Munich habría sido como seguir en la misma casa pero cambiando de familia y no nos apetecía nada. Al final ha sido nuestra decisión y hacemos lo que realmente nos gusta y nos hemos dado cuenta de que ha sido lo mejor que podíamos hacer, ha significado un cambio radical pero muy motivador que nos inspira y con el que disfrutamos muchísimo.

Lucía y Marlon en Spiral Pass.
Foto: Massimo Danza
- Además creo que no paráis de viajar participando en Galas ¿cómo te organizas? ¿sois vosotros mismos quienes gestionáis estas invitaciones?
Lo hago todo yo misma, lo que es un trabajo enorme (risas) sobretodo ahora con la niña... Lo primero que piensas es “Laia” ¿Viene?, ¿no viene?, ¿qué hacemos, cómo organizamos...? pero a la vez prefiero hacerlo yo porque sé que estará bien hecho, es algo que requiere mucho esfuerzo de gestión de tiempo y además ahora con la niña no duermo, porque cuando tengo libre estoy en Zumaia con ella y que si los dientes, las muelas, pero da igual si no puedo descansar demasiado, en vez de tener un mediador con el que igualmente tendría que conmentar todo, prefiero hacerlo directamente.

- Laia ¿por qué este nombre? ¿sabes que es un nombre catalán? 
Pues el nombre, además de un diminutivo de Eulalia, cosa que descubrí a posteriori, es también un instrumento de sembrado del País Vasco. Es muy gracioso porque tengo una amiga escritora, Carmen Guaita, que en su libro “Jilgueros en la Cabeza”, que es la historia de una familia de mujeres que todas tienen nombres que son diminutivos de Eulalia, a la pequeña ya no saben como ponerle y le ponen Eulalia y en cambio no hay ninguna Laia, porque en el Pais Vasco no se conocía el nombre. Ahora ya sí, desde que mi hija se llama Laia ya he conocido a muchas niñas pequeñas a las que les han puesto Laia, pero antes no.

Pero lo mío fue muy especial porque fue un sueño. Yo soñe que Diana, mi hermana, tenía a nuestra hija en brazos y yo sabía que era niña porque iba toda vestida de rosa y se llamaba Laia. Desperté y era todo tan real… se lo comenté a Marlon y me dijo, pues nada: Laia! pero cuando me quedé embarazada él estaba convencido de que tendríamos un niño, él quería niño y estaba seguro de que sería así y cuando me preguntaron a los cuatro meses si quería saber qué esperábamos y les dije que por supuesto que sí y nos confirmaron que sería niña, pues ya no hubo duda de que nombre le pondríamos. Fíjate que cuando comenté en familia: tenemos ya el nombre y es Laia, miré a mi hermana y le dije: si no te gusta es culpa tuya y les expliqué el sueño y ya no hubo tema de discusión y todo el mundo buscando ya significados de Laia y así, pero ya sin aportar nadie nada, porque estaba clarísimo. Además me encanta, es un nombre que me encanta.

La niña ahora tiene dos años y como te he comentado ya no viaja con nosotros porque no es práctico. Por ejemplo hemos ido a Dubai para un día y a Taiwan para un día, así que mucho mejor que Laia se quede en Zumaia con mi madre. Allí va al cole y está super feliz con la familia y yo me quedo mucho más tranquila, porque aunque viajara con nosotros, apenas si podríamos verla y sería complicado buscar con quien dejarla cuando estamos en el teatro.

Lucía y Marlon en La Dama de las Camelias.
Foto: Pep Aguadé
- ¿Puedes hablarnos de tus planes inmediatos? ¿contemplan alguna nueva visita por tierras españolas?
Pues la semana que viene nos vamos a San Petesburgo para el Festival del Mariinsky a hacer una Gala, luego vamos a New York para el Youth American Grand Prix, donde este año habrán dos Galas, la de clausura del propio concurso y una homenaje a Julio Bocca para sus 50 años, luego vamos a Munich donde tenemos una Gala el 23 de abril, luego volveremos a Dortmund donde tenemos un espectáculo más de Fausto y luego nos vamos con Russel Malliphant a París donde tenemos dos espectáculos, de ahí a Luxemburgo para dos Galas… en fin una locura… una locura increíble...

En cuanto a España, de momento, y espero que nos podamos organizar porque tenemos como ves una agenda super llena, tenemos previsto en agosto bailar con Víctor Ullate otra vez, como ya hicimos el año pasado con la Pastoral, en su nuevo espectáculo Carmen, en los Teatros del Canal y ahora también se ha presentado la posibilidad de que lo baile el 1 de agosto en San Sebastián, lo que me da muy poco tiempo para aprendérmelo y trabajarlo, que no sé cómo lo voy a hacer, porque no tendré apenas tiempo de aprendérmelo, pero espero que lo consiga…

- Me imagino que aunque debe ser muy interesante y estimulante trabajar con tantos coreógrafos distintos y participar en tantas creaciones en poco tiempo, debe ser a la vez muy estresante ... Porque claro, es aprenderlo, rodarlo, bailarlo, con una compañía, con otra...
Sí, ya la última vez con Víctor Ullate y su Pastoral, en una semana nos tuvimos que aprender media hora de coreografía, ensayarla y hacer el primer ensayo general en escena, todo eso en una semana... y luego terminamos eso y nos fuimos rápidamente a aprender el nuevo ballet de Russell y de ahí a Dormund para terminar y ensayar Fausto… Es una locura... en mucho mas intenso porque es mucho mas rápido todo. Cuando estás fijo en una compañía, las cosas se hacen con mucho más tiempo, el proceso es mucho más lento, pero a mi me gusta trabajar así ya que tienes la adrenalina a flor de piel, es muy, muy intenso, pero a la vez es muy estimulante.

Lucía y Marlon en Spiral Pass. Foto: Massimo Danza
- Acerca de vuestra participación en Reus qué destacarías
Pues a parte de no tener tiempo para nada, porque fíjate que Marlon con el cambio de hora ni durmió, ya que se iba a Tirana para arreglar unos papeles y Javier, Mai y yo con Iratxe, salíamos a las seis de la mañana para nuestros destinos, me encantó volver a participar en Reus. Era ya la segunda vez y es que yo nunca he hecho ninguna diferencia en bailar por ejemplo en la Ópera de París o en Reus. Sea el tamaño que sea el teatro, hayan el número de personas que haya, le tengo tanto respeto a uno como a otro. Yo tengo a mi trabajo un respeto y un cariño enorme y es fundamental el ambiente de la gente con la que trabajas y en Reus estamos siempre muy a gusto. Estamos alucinados con el equipo técnico, lo profesionales que son, lo fácil que es entenderse con ellos, lo rápido que ven lo que quieres.. Ya te digo, para mí tiene la misma importancia y me merece el mismo respeto y no hago ninguna diferencia para nada entre ir al Bolshoi o a Reus.

Además hay que potenciar en España todo lo que se haga y ayudar a que siga adelante en lo que se pueda y yo estoy siempre dispuesta a hacerlo como por ejemplo con el Roseta Mauri. Me hizo muchísima ilusión por ejemplo que Laura Moreno Gasulla, participante en la última edición, integrara luego la compañía Junior de Munich. Me dijo mi director “he recibido un currículo de una chica que bailó en una gala contigo” y cuando ya la cogió, fui a verla y era una bailarina muy bonita. Estuvo dos años en Munich y consiguió un contrato en una compañía (ahora Laura baila con el Ballet de Praga).

- ¿Qué opinas de la situación en el Liceu de Barcelona?
Pues yo sé de la compañía que hubo en el Liceu en la epoca de Joan Magriñá y pienso que no tiene sentido que ese teatro tan impresionante no dé a la danza y a ese patrimonio en ballet que tiene, el valor que merece y es una pena que no se divulgue. No tiene sentido….


jueves, 7 de abril de 2016

Entrevista a José Carlos Martínez

José Carlos Martínez con sus bailarines tras la función
en Terrassa. Foto: Josep Guindos

Con motivo de la presencia de la Compañía Nacional de Danza en el Liceu y en Terrassa, entrevistamos a su director, José Carlos Martínez.  José Carlos nos habla de sus inicios al frente de la compañía nacional, de su evolución, del momento actual, los planes de futuro y de como, si las negociaciones que mantiene con los responsables culturales se desarrollan tal y como él espera, renovará otros tres años. 

Carolina Masjuan

De Francia a España y de la Ópera de Paris a la CND ¿Te sentiste un poco extranjero de vuelta a tu país después de tantos años?
Después de todos estos años en la Ópera de París tenía ganas de volar por mi mismo, de embarcarme en nuevos proyectos, de emprender nuevos retos, así que la vuelta a España ha sido realmente el inicio de una nueva aventura.

Desde luego, las cosas no funcionan de la misma forma en Francia que en España, ni en la Ópera de París que en la CND. He tenido que adaptarme, estar atento, comprender como funciona todo antes de poder poner en marcha mi proyecto y ha sido realmente interesante descubrir todo lo que había que hacer...

José Carlos con Agnes Letestu y los bailarines de la Ópera
de Paris en 2004 en el Liceu. Foto: A. Bofill
¿Cómo recuerdas tu entrada en la CND? una compañía que se había quedado sin apenas repertorio y con unos bailarines mayoritariamente con poca base clásica.... ¿eras plenamente consciente de dónde te metías o hubo más dificultades de las esperadas? ¿Cómo te acogieron?
A mi llegada ya conocía la compañía, había seguido su evolución durante años y ya sabía que había que partir de lo que había, para construir una nueva identidad.

Fueron más bien los bailarines y equipos artísticos que no me conocían, quienes creyeron que pretendía destruir lo que había puesto en marcha Nacho Duato, pensando que yo llegaba para hacer una revolución. Al principio esta colaboración fue compleja ya que les llevó tiempo comprender que yo quería utilizar todo su talento para avanzar, teniendo en cuenta el nivel de excelencia que tenía esta compañía.

La evolución desde programas contemporáneos, introduciendo poco a poco suites de ballets clásicos y alguna pieza neoclásica, hasta un clásico completo como ha sido D.Q., debe haber obligado a realizar muchos cambios, renovación de bailarines, "re-entreno" de otros.... ¿cómo lo has gestionado?
La base clásica siempre ha estado presente en la compañía y los bailarines tomaban su clase cada mañana. A mi llegada, se ha tenido que introducir de nuevo la zapatilla de punta, ya que no se utilizaba desde hacía muchos años. Lo he hecho de forma « suave » y la primera temporada bailamos Artifact II, de W. Forsythe donde hay sólo dos bailarinas en puntas. Para mi gran sorpresa, fueron bailarinas que ya estaban en la compañía las que fueron elegidas y no las recién llegadas con un perfil más clásico. Incluso si ha sido difícil para ellas volver a calzar las puntas lo tomaron como un reto.

A partir de allí, sin forzar las cosas y con mucho trabajo, el número de chicas pudiendo bailar en puntas ha aumentado poco a poco y comenzamos a abordar otras piezas de Forsythe, Balanchine o ballets que he adaptado para ellos antes de poder presentar el repertorio clásico.

La compañía ha evolucionado naturalmente. Hoy de los 45 bailarines, 25 llegaron bajo mi dirección y queda una veintena que estaban ya en la compañía antes de 2011.

Weber, Opus 5. Foto: H Soumireu-Lartigue
Has ido invitando tanto a coreógrafos como a bailarines españoles a colaborar con la CND ¡Hay tanto talento español fuera! ¿Cómo haces la elección?
¡Es realmente difícil! Hay mucho talento y la compañía tiene un presupuesto muy limitado, no podemos hacer muchas nuevas producciones cada año.

Tengo una enorme "lista de espera" de coreógrafos y bailarines con los que me gustaría colaborar y según las oportunidades que surgen o el proyecto que tengamos, les contacto.

Y tú, aparte de los arreglos para D.Q. Raymonda, … o haber programado alguno de tus ballets ¿no te has planteado hacer alguna coreografía para la CND? O programar tus "Enfants...."
Antes de programarme a mi mismo como coreógrafo, había que dejar sitio para otros creadores españoles y quería también que los bailarines continuaran trabajando con los grandes coreógrafos de hoy en día. He privilegiado la venida de Kilian, Mats Ek, Ohad Naharin, Forsythe... durante este tiempo y en paralelo a nuevas creaciones con coreógrafos emergentes, he hecho un trabajo de "maître de ballet" para dar a la compañía la homogeneidad necesaria para poder hacer los clásicos.

Ahora, tras cinco años, tenemos un nuevo repertorio que va de la vanguardia al clásico, y tengo bailarines capaces de bailar registros muy variados, el proyecto está asentado (ha habido un trabajo administrativo enorme al que debía consagrarme en paralelo al trabajo de estudio) así pues, podemos empezar a soñar con nuevas creaciones de las que yo podría ser el coreógrafo y ¿por qué no? Adaptar "Mes Enfants" para la compañía o un nuevo título clásico.

¿Hiciste un ballet clásico, en este caso Don Quijote, por obligación contractual o por considerar que había llegado el momento?
No había ninguna obligación de hacer un ballet antes del final de mi contrato, nunca he tenido directrices del Ministerio de Cultura en el plano artístico. Consideré que la compañía estaba preparada para hacer frente a este tipo de repertorio y hay una gran demanda por parte del público español que quiere ver los grandes ballets clásicos. De alguna manera, siendo el director de la Compañía Nacional (la única, hoy en día, en España que cuenta con los medios para hacer los clásicos) era un reto personal poder representar un clásico antes del final de mi contrato.

Después del éxito en Madrid, hay mucha expectación para verlo en Mayo en Sant Cugat, supongo que será con el elenco titular de la CND ¿no?
Tenemos una gran gira en España entre mayo y junio y vamos a trabajar con artistas invitados como hicimos en Madrid. Estamos viendo con ellos en qué fechas podrían unirse a nosotros, porque cada uno tiene su temporada en su compañía habitual y gestionar todos estos horarios no es cosa fácil. 

Nosferatu. Photo: Icare
Es la segunda vez que cuentas con Rosa Torres-Pardo y que directa o indirectamente colaboras con ella y con Arantxa Aguirre en un documental, ya sea sobre el Padre Soler o sobre Enrique Granados ¿qué nos puedes comentar sobre estas colaboraciones?
Rosa es una gran persona y una gran artista siempre abierta a experimentar y participar en nuevas aventuras, su trabajo aporta mucho a la pieza de Dimo Kirilov, son dos universos que se encuentran.

El hecho de hacer un documental sobre ese trabajo me parece muy interesante porque Arantxa aporta su propia visión sobre la creación a través de la cámara y tenemos como resultado un trabajo sobre una obra sublimada por esa mirada. Espero que podamos seguir realizando otras colaboraciones de este tipo.

Creo que Nacho Duato hizo unas declaraciones en las que se mostraba más abierto a que la CND bailase alguna de sus coreografías ¿está previsto programar alguna próximamente? ¿Cuáles serían tus preferencias entre todas sus piezas?
Estoy muy contento con este cambio de opinión de Nacho, creo que también él ha visto que no sólo somos una compañía clásica y que la mayoría de los grandes coreógrafos de hoy en día vienen a trabajar a Madrid. Por otra parte, estoy seguro de que la CND podría bailar sus obras con la calidad artística que él desea.

No tenemos fecha ni pieza prevista por el momento, porque por desgracia la CND no tiene ningún teatro con una temporada estable y tengo que negociar cada temporada las fechas de los estrenos en diferentes teatros, antes de ponerme en contacto con coreógrafos. 

Política cultural en España ¿qué opinión te merece? ¿Has tenido encuentros frecuentes con los responsables del INAEM? ¿Os han venido a ver a menudo?
La principal dificultad para mí es que los políticos cambian con demasiada frecuencia (tres Directores del INAEM en 4 años), de ahí la gran dificultad para poner en práctica proyectos a largo plazo.

La dirección actual nos apoya mucho, están presentes en cada nueva producción, pero no sólo eso, hay una verdadera ayuda para encontrar nuevos patrocinadores, y para desarrollar nuestro proyecto educativo. Estamos hablando de aumentar el número de bailarines para poder continuar a hacer producciones clásicas y pese a las dificultades actuales del país, está llevándose a cabo.

Hacía una década que la CND no bailaba en el Liceu, por fin os han programado ¿por qué han tardado tanto?
Sugerí varios proyectos estos últimos años, pero por diferentes razones no hubo ningún resultado, hasta que hablamos de este "Homenaje a Granados." Espero volver muy pronto y ya estoy pensando en un nuevo programa que les voy a proponer en breve.

José en el Liceu en Diamantes.
Foto: A. Bofill
¿De quién surgió la idea del Homenaje a Granados?
El último proyecto que teníamos juntos bajo la dirección de J. Matabosh y que no pudo realizarse, fue una velada alrededor de la figura de Stravinsky, y fue él quien tuvo la idea de este homenaje al compositor catalán. Me pareció muy interesante 

¿Conoces la historia de la Compañía que hubo en el Liceu con el Maestro Magriñá? ¿Qué opinas cuando oyes decir que en España no existe tradición en danza? 
Por supuesto, conozco la existencia de esta compañía (e incluso a algunos bailarines que formaron parte de ella), pero también hubo una compañía en el Teatro Real, que duró sólo unos pocos años y luego compañías "regionales" que tenían una gran valor, el Ballet de Zaragoza, o el Ballet de Euskadi, que no tuvieron el apoyo político necesario para sobrevivir. Más recientemente tenemos el caso de la Compañía de María Giménez o la de Ángel Corella.

Este es el problema en España, que no tenemos en cuenta el trabajo de los demás y cada persona que viene a dirigir algo no se preocupa por el trabajo realizado por su predecesor y así es imposible construir algo duradero.

No es que no haya tradición en danza en España, muy al contrario ... es que los gobernantes no saben qué es la danza y los directores de los grandes teatros prefieren dar total prioridad a las óperas. No se dan cuenta -sobre todo en tiempos de crisis- que la danza es mucho más rentable que la ópera ya que las producciones son mucho menos costosas y hay una gran cantidad de público solicitando "Ballet" en nuestro país.

¿Por qué crees que iniciativas como la de David Campos, María Giménez y sobre todo la más ambiciosa de Ángel Corella, de la que por cierto tienes algunos bailarines en tus filas, no han podido sobrevivir?
Es obvio que estas compañías no sobreviven por falta de apoyo institucional, pero mientras los teatros no pongan los medios necesarios para tener su propia compañía de ballet, es imposible que el número de compañías aumente.

Estarás en los Benois de la Danza porque un bailarín de la compañía Alessandro Riga está nominado, imagino que ambos estáis orgullosos de esta nominación….
Formo parte del jurado de los Benois de la Danse de este año y estaré en la ceremonia. Estoy muy contento con la nominación de Alessandro Riga, sobre todo porque no soy yo quien hizo este nombramiento (merecido).

La di permiso para ir a bailar la Arlesienne de Roland Petit con el Ballet de Lyon como invitado y fue nominado por esta producción. Es un bailarín que tiene un amplio registro, podría incluso haber sido nominado por su Don Quijote en Madrid.

Don Quijote con Agnes Letestu. Foto: Icare
Benjamin Millepied deja de forma un tanto precipitada la dirección de la Ópera de París, aunque rápidamente se designó a Aurélie Dupont como sustituta. Tú podrías haber sido un muy buen candidato a sustituirle... ¿te lo propusieron? ¿te habría gustado? ¿qué opinas tanto de la elección en su momento de BM como de este cambio repentino?
La cuestión no se planteó. Estoy cosechando los frutos de todo el trabajo que hemos hecho en Madrid durante los últimos cuatro años y no es momento de pasar a otra cosa. Aprendí a hacer frente a dificultades de todo tipo, y ahora que sé cómo funciona aquí, quiero dar prioridad a la parte artística, la parte más interesante del trabajo de director.

En cuanto a los distintos nombramientos en la Ópera de París, creo que es imposible cambiar una institución como esa en un abrir y cerrar de ojos. Se tiene que hacerla evolucionar, y esta evolución debe hacerse gradualmente. Mi experiencia en Madrid me lo ha enseñado y creo que lo importante es, sobre todo, llegar a unirse en torno a un proyecto, para poder formar un equipo de personas valiosas en las que poder delegar y por otra parte, estar atentos a las propuestas de la gente que se dirige. En la ópera y en todas partes, cualquier director debe tener en cuenta estos parámetros, si queremos que esto funcione. 

Dada la complicada situación política, igual nos quedamos sin gobierno estable un tiempo relativamente largo, imagino que tu contrato se renovará automáticamente no? Porque estarás dispuesto a renovar espero :-) Nos puedes comentar acerca del futuro inmediato de la CND; contratos cerrados o planes para una próxima renovación: giras, Ballets… ¿Algún nuevo clásico entero en mente? O Crankos, McMillans, Neumeiers, poco conocidos por aquí ¿entraría en tus planes que alguno (Onegin, Manon, …. entrara en vuestro repertorio?
El gobierno actual me ofreció renovar mi mandato para los próximos tres años, yo he puesto algunas condiciones que estamos discutiendo. En tanto que pueda continuar a hacer evolucionar la Compañía estoy dispuesto a quedarme.

La próxima temporada será una temporada muy intensa en cuanto a giras nacionales e internacionales. "Carmen" después de varias ciudades españolas, irá a China, Alemania, Austria, Holanda, Emiratos Árabes y Japón. "Don Quijote" viajará en octubre a Guanajuato (México) y a varias ciudades italianas antes de volver en diciembre a Madrid al Teatro de la Zarzuela y vamos a presentar también dos Galas dedicadas a Maia Plisetskaya. En mayo, en el Teatro Real de Madrid, tendremos un programa W. Forsythe al completo con "The Vertiginous thrill of Exactitude", "Artifact Suite" y "Enemy in the Figure", y después de un recorrido por Alemania con este programa, vamos a reanudar nuestra gira nacional con "el Quijote".

Me gustaría tener, obviamente, obras de Neumeier, de Cranko o una Manon, pero el hecho de no tener un teatro donde desarrollar una verdadera temporada, hace muy difícil hacer frente a este tipo de repertorio. Primero tengo que encontrar las fechas en un teatro y luego "vender" el programa a un director que a menudo no lo conoce o prefiere verlo bailado por una compañía extranjera.

La compañía Nacional de Danza en Raymonda.
Foto: Josep Guindo

Una de tus reivindicaciones es un teatro sede para la compañía ¿cómo está este tema? ¿en qué teatro en concreto piensas?
Hemos hablado mucho con la dirección del INAEM sobre este tema. Por ahora parece imposible que nos instalemos en un teatro ... pero voy a seguir trabajando en este sentido para hacer que este sueño sea posible algún día. La próxima temporada, estaremos más presentes en el teatro de la Zarzuela en fechas fijas y nuestra colaboración con el teatro Real también se solidificará lo que ya es una cosa muy buena.

El nuevo Conseller de Cultura de Cataluña, Santi Vila, ha hablado de la creación de una compañía pública de danza en Cataluña, podríamos recomendarle que os visitase para que os tomase como ejemplo! Calidad y diversidad con pocos medios… ¿cómo se consigue, nos puedes desvelar la fórmula mágica?
Nuestras puertas están completamente abiertas. Yo estaría feliz de ayudar en la creación de una nueva compañía de danza, que incluso podría establecer muy rápidamente colaboraciones y coproducciones que beneficiarían a todos.

No existe una fórmula mágica; se necesita mucho trabajo para llegar a optimizar los recursos disponibles. Hemos creado un repertorio con muy pocos recursos, reciclando decorados, trajes, todas las compañías de danza hacen coproducciones hoy en día, es la única forma de lograrlo.



martes, 27 de octubre de 2015

María Pagés: “Estoy trabajando en un proyecto de alto compromiso social”


Expresivo retrato de María Pagés (Foto: EFE)

María Pagés,  una de nuestras bailaoras más querida y conocida internacionalmente, acudió al Festival de Peralada  (Girona) el pasado mes de agosto para estrenar en Cataluña la magnífica producción Yo, Carmen. Tras una larga gira por Iberoamérica, la genial bailarina nos desvela en esta entrevista detalles de su intenso trabajo que ayudan a conocerla un poco mejor.

Cristina Ribé
Su particular recreación del personaje de Merimeé, la  necesidad de sumergirse en el mundo íntimo y femenino del mito, la presentación de la auténtica mujer real, vista desde todos los ángulos, produce una curiosidad en el espectador que le hace preguntarse sobre muchos temas relacionados con el antes y el después de una creación tan compleja y rigurosa.

“Ella baila y, bailando mueve todo lo que le rodea”, afirmó José Saramago refiriéndose a la bailarina sevillana. Sus brazos infinitos y delicados dibujan con gran belleza la cadencia de los versos. Es la poesía en movimiento. Así surgen en la mente del público cuestiones difíciles de responder si no es preguntando directamente a la artista.

¿Cómo consigue ser tan creativa a la hora de escoger sus vestuarios? Tanto las telas como los diseños son tan originales y bellos…
El vestuario es inherente a la creación; cuando imagino una escena el vestuario forma parte de ella, surge su idea, su tonalidad, sus formas de la misma manera que surge otro elemento de la creación, como un paso, como una idea musical o un elemento escenográfico.

Cada espectáculo es absolutamente diferente a los anteriores, ¿podría explicarnos cómo es el proceso de creación de una nueva producción?
Es un camino largo que se inicia desde una idea-madre, hasta darle forma real, posible. En ese camino hay una continua investigación, un continuo descubrir, un continuo laboratorio, un taller, sumando ingredientes, sumando personas para formar un equipo implicado y comprometido, que debe funcionar como un engranaje donde todas las piezas encajen armónicamente.

¿Cómo consigue que su tratamiento coreográfico resulte tan cuidado?
Con investigación, trabajo y rigor.

Seguramente tiene ya pensado un nuevo proyecto, ¿podría anticiparnos algo al respecto?
Ya estoy trabajando en él. Es un proyecto con un importante contenido de compromiso social.

Qué siente en su interior al recibir el aplauso del público al final del espectáculo?
Agradecimiento, alivio.

Desde la sala se siente y se vive la gran compenetración que existe entre los miembros de su compañía y usted, ¿han variado mucho los elementos de su equipo desde los inicios de la compañía hasta nuestros días?
La compañía cumple 26 años este año. La renovación y la estabilidad son dos elementos fundamentales para el buen funcionamiento de la misma. Ambas tienen que convivir, ambas son necesarias.

¿Cuáles son sus principales exigencias a la hora de admitir un nuevo miembro?
El entusiasmo, un nivel alto de querer implicarse en el proyecto de la compañía, profesionalidad y alto nivel de preparación técnica y artística.
Utopía (Foto: David Ruano)

¿Participan ellos en la creación y el desarrollo de un nuevo proyecto aportando ideas o sugerencias?
Hay un equipo creativo, artístico y técnico. El intérprete, el bailaor o bailaora, el músico, el técnico, todos y cada uno, es fundamental que aporten su talento y su buen hacer. Es lo que espero de ellos.

Usted tiene un especial cariño a Cataluña, no en vano su abuela paterna era de Lleida. Así como es compañía residente en Torrelodones,  ¿cree posible serlo algún día en Cataluña? ¿Se lo han propuesto alguna vez?
Claro que lo veo posible. Hemos tenido la experiencia de Dunas cuyo proceso creativo fue en colaboración con Temporada Alta en Salt , en Girona.

¿Qué tal es el público de flamenco en Cataluña?
Buen aficionado, fiel con sus artistas.

¿Cómo reacciona ante sus espectáculos?
Siempre me sentí muy bien en Cataluña. Seguro que es la suma de muchos elementos. Entre ellos y muy importante, su público.

Usted ha viajado por todo el mundo y sabe perfectamente la importancia que le dan la mayoría de gobiernos a la danza como manifestación artística y cultural, ¿qué opina de la situación de este arte en Cataluña?
La danza no es prioridad, lo sabemos. Pero hay espacios y proyectos maravillosos relacionados con la danza. El otro día estuve en el Mercat de les Flors, y me pareció magnífico como proyecto, no es habitual si lo comparamos con otros proyectos en España. Por un momento me sentí reconfortada. Pero hace falta mucha más voluntad política para poner la danza en su verdadero valor.

¿Considera que posee un estilo propio?
Sí. Es fundamental en todo trabajador del arte la personalidad, sin ella, no existes.

Su forma de expresarse a través del flamenco es absolutamente original y muy personal, ¿ha pensado alguna vez en fundar una escuela que lleve su nombre y sirva de continuidad a su estilo?
 Si, alguna vez, pero no he profundizado mucho en la idea. Hay mucho que hacer cada día en la compañía.

Cambiando radicalmente de tema, ¿a qué le gusta dedicar su tiempo libre?
A estar con mi marido tranquilamente, a cuidar mis plantas.

Por último, nos encantaría compartir con usted alguna anécdota que le haya ocurrido a lo largo de su trayectoria profesional en países tan exóticos como Mozambique, La India o Japón.
He viajado mucho y sigo con la maleta pegada a la mano. Mi primera gira internacional fue con 16 años a Japón y Rusia. Tres meses viajando sin parar, conociendo y dejándome sorprender por la vida y las personas de mundos tan diferentes a lo que yo, hasta entonces, había vivido. Por un momento el mundo me pareció pequeño. Lo podía alcanzar. Imagínese con esos años, cada día era una nueva aventura, un descubrimiento, ¡maravilloso!